Ayer un grupo de bercianos nos dimos cita en la casa romana Domus (Carucedo) para compartir uvas, vino, libros, querencias e inquietudes. Fue un filandón entrañable, un maridaje de tierra y cultura. La disculpa era la presentación del cuarto libro de la Biblioteca Gil y Carrasco, el volumen dedicado precisamente al viaje que Enrique Gil y Carrasco hizo por nuestra comarca, Viaje a una provincia del interior.

En el patio de la Domus, Víctor Arroyo nos explicó algunos secretos de la mencía y nos dio a probar gajos de uvas garnacha, mencía, doña Blanca y otras variedades. Luego pasamos al aceite de Pieros [sí, ya sabemos que algunos se sorprenderán y que El Bierzo no es Jaén; pero el aceite de oliva de Pieros no le teme al italiano] y fuimos regando la conversación con vinos de la Bodega Castro Bergidum: godello Esencial 2012 y Mencía 2009 de viñas viejas, un lujo.

La compañía no pudo ser más grata: Alfonso Arias, presidente del Consejo Comarcal del Bierzo, vecinos y pedáneos de Carucedo, Borrenes y Las Médulas, Juvencio, Jose, Saturno…, el editor y diseñador Nicolas De La Carrera, Carmen Fernández, Sandra, Alicia, Julia… Solo faltó (por causa justificada) el armadanzas del evento, Jesús Álvarez Courel. Gracias a todos y en especial a Natalia Rodríguez Ramón, que empuja la dinamización turística de Las Médulas con entusiasmo.

En torno a una mesa improvisada, hablamos del Bierzo, de su futuro y del desprecio que tantas veces hemos hecho los propios bercianos a nuestros tesoros y patrimonio. Ya el propio Enrique Gil se quejaba hace casi doscientos años y protestaba enérgicamente ante el abandono de San Pedro de Montes o Carracedo.

Recordando las palabras de Gil, tan actuales, anoche, bajo las estrellas, soñamos unas Médulas en valor y un Bierzo mejor: paseos a caballo con luna llena, viajes en globo, más maridajes con vino y productos de la huerta, la riqueza de la castaña tan despreciada y luego robada y saqueada, las hojas del otoño… nuestro propio monstruo del lago Ness en el lago de Carucedo, ¡tantos proyectos posibles! ¡tanto que ofrecer con un poquito de imaginación y unidad!

Imaginación tenemos bastante: a ver si somos capaces de conseguir la unidad.

Ver en facebook
Libro: Viaje a una provincia del interior
Más sobre Biblioteca Gil y Carrasco